sábado, 23 de enero de 2016

Mujeres en la noche






Mi abuela, cuando yo era niña, decía que por las noches oía voces. Creo que era sensitiva, pero ella no lo sabía y por la mañana protestaba: “Esta noche, con el jaleo que ha habido no he podido dormir como Dios manda. Estoy harta de los vecinos.” Entonces vivíamos en una casa molinera en las Delicias y todos sabíamos que no había vecinos cerca.


Con el tiempo, fue mi madre la que empezó a quejarse de que el ruido que producían los relinchos de un caballo tampoco la dejaban dormir. No hubo manera de convencerla de que en la casa no había ningún caballo. Mi padre, que nunca asumió que ella estaba enloqueciendo, nos decía que quizás todo fuese el jaleo de algún gato.

Desde entonces han pasado muchos años y ahora soy yo la que desde hace varios meses tampoco puede dormir. Me lo impide el sonido de una trompeta que un negro se pone a tocar tan pronto como llega la media noche. Creo que las mujeres de mi familia somos sensibles a las cosas extrañas. El caso es que a mi abuela y a mi madre nunca se les ocurrió ir al médico para tratarse la causa de esos desvaríos. En aquellos tiempos nadie hacía eso. A mí, sin embargo, una amiga me ha dicho que debería consultarlo con el Doctor Brenes, un tipo que atiende por internet asuntos de brujerías. Lo he hecho, y él, tras hacerme rellenar un montón de fichas, ha zanjado el asunto diciendo que no encuentra ningún motivo que no tenga tratamiento para mi extravío y me ha indicado que tome varios brebajes “de la felicidad” con los que pronto, si sigo las instrucciones que me irá impartiendo en próximas consultas, pondré en fuga al trompetista. Como por cada consulta virtual tengo que pagar quince euros con tarjeta de crédito, yo, cautelosa en estas cosas, he decidido que es preferible no hacer uso de las pócimas. En su lugar, me tomaré todas las noches una buena taza de chocolate.

Y la verdad es que he acertado. Hace ya catorce noches que el hombre de la trompeta ha dejado de molestarme. Lo malo es que tengo miedo de que el Doctor Brenes, al notar que no he vuelto a consultarle, me haya embrujado, ya que ahora, ni de noche ni de día, consigo quitarme de la mente la canción de los negritos del Cola Cao.





32 comentarios:

  1. Muy bueno el relato, con un final sorprendente y gracioso. Y de paso eres un crack de la fotografía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macondo me alegro de que te haya gustado...

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Curiosa y peligrosa la susceptibilidad de esas mujeres. Demasiado influenciables y fácilmente dadas a la neurosis. ¿O no?

    Buen texto, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo sugiere que las mujeres están más predispuestas a abrirse a esos mundos desconocidos...

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  3. Bonito cuento. He conocido a dos mujeres de pueblo, muy normales, con verdaderos poderes de adivinación sin deseo lucrativo alguno. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo más frecuente que lo que habitualmente se admite... Yo, al menos, lo veo así...

      Gracias por tus palabras, Mara

      Eliminar
  4. Has logrado divertirme en una noche... en la que no consigo dormirme!
    Recibe un gran abrazo y felicidades en el día de tu santo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marcelo... Te agradezco tus palabras y me alegro de que te haya divertido el relato. Un abrazo, amigo

      Eliminar
  5. Una herencia hipocondríaca y medio esquizofrénica.
    El final, lo bordaste.
    Gracias por tu visita, me quedo por aquí con tu permiso.
    Besos brujitos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Zarzamora, por tus palabras... Yo también me quedo con tu blog...

      Un abrazo

      Eliminar
  6. A veces el remedio es peor que la enfermedad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida suele ser algo mas complicada de lo que querríamos...

      Te agradezco tus palabras, Marcos

      Eliminar
  7. Jajjaja ay el colacao...

    Viva el chocolate!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viva, siempre viva, el chocolate...

      Sobre todo, el negro con almendras...

      Ja,ja,ja...

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Que graciosa esta historia, me recordó a alguien que cuando llega la madrugada si no toma su cola cao, no duerme...
    Agradezco tu paso por mi rincón :))

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Julieta... Me alegro si el relato te hizo sonreir

      Un abrazo

      Eliminar
  9. La foto me encanta!!! la historia también,pero yo hace algunos años escuchaba una música en la madrugada..... !!!

    =))))


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana... ¿Y que pasó...?

      Gracias por tus palabras, amiga

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Ja, ja, buen final, Ildefonso. Me quedo por esta nueva casa tuya. Un abrazo, artista.

    ResponderEliminar
  11. Excelente relato, mantienes la intriga hasta el final y este es muy acertado, lleno de fino humor.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado, U-topia... No pretendía sino pasar de lo sobrenatural o lo humorístico...

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  12. ¡Ummm! Una taza de chocolate, el mejor de los remedios. Y dónde va a parar, la canción de los negritos del colacao, una nana para tener felices sueños. ¡Qué buen relato Ildefonso! Me ha encantado y yo que no te había descubierto en esta faceta porque fotógrafo eres extraordinario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar me alegro de que te haya gustado este relato, un tanto enloquecido...

      Un abrazo fuerte, amiga

      Eliminar
  13. Voy a seguir tu consejo, Ildefonso, en mi caso son guitarras ... empezaré hoy mismo con el chocolate.
    Feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea siempre bienvenida una taza de chocolate... Ja,ja,ja...

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Con permiso, he hecho el Reblog: https://etarragof.wordpress.com/2016/02/01/anochecer-infinito-blog-de-cuentos-mujeres-en-la-noche/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado este relato. Gracias por tus palabras. He visto tu publicación, pero no he podido dejar un comentario, supongo que por pertenecer a distintas plataformas.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  15. Maravilloso relato de "locos", Ildefonso, en mi caso hablo sola y hasta con las piedras, ja, ja. Pero también prefiero el chocolate como remedio, aunque yo en tableta y bien negro.

    El final me ha hecho reír, le canto la canción del negrito de África tropical a mi nieta de tres años, que le encanta.... y la cantamos a dúo, escenificando cuando el boxeador boxea que es un primor.

    La foto, preciosa, como siempre.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  16. Ay, Tesa, yo también soy de chocolate negro, en tableta, y a ser posible con almendras...

    Ja,ja,ja,,,

    Y de niño, me crié con la canción del Cola Cao...

    Un abrazote, y el deseo de una semana feliz

    ResponderEliminar