martes, 2 de febrero de 2016

El paraíso de los deseos





"Hay un momento de la vida en que el alma que anida en el cuerpo, renuncia a sus vuelos, a sus locuras, a sus cielos, y se queda para siempre en la carne, como el pájaro que se quedase en el tronco del árbol, desengañado de alturas y de azules."

Francisco Umbral – Mis paraísos artificiales





Le conocí hace seis semanas, en una reunión de grupos católicos. Me dijo que estudiaba en el Seminario y yo, deslumbrada, sentí que me había enamorado y que lo amaba como nunca antes había amado a nadie. Desde entonces somos amigos y a pesar de que no vive en mi ciudad nos hemos llamado casi todos los días y nos hemos visto los fines de semana para charlar y tomar unas copas. Cuando le hablé de mi amor, me dijo que si no fuera seminarista compartiríamos nuestras vidas. Solo supe decirle que si no fuera seminarista no nos habríamos conocido. Hasta ahora, aunque veía que su vocación era fuerte, pensaba que quizás pudiera atraerlo insistiendo algo más. Pero no, ahora sé que es fiel a su fe y que se está alejando de mí. Mi deslumbramiento ha sido efímero, sólo ha durado las cinco semanas en que lo he sentido próximo. Han pasado ya siete días desde la última vez que hablamos y he comprendido que para hacer realidad el inhabitado paraíso de los deseos es preciso que antes el mundo entero se desplome y no me siento con fuerzas para ese empeño. Lo tengo decidido, pediré perdón y regresaré, alejándome de mis sueños, a la vida de sosegada monotonía de mi convento.





32 comentarios:

  1. Me ha parecido increíble, te lo digo de todo corazón.
    "Cuando le hablé de mi amor, me dijo que si no fuera seminarista compartiríamos nuestras vidas. Solo supe decirle que si no fuera seminarista no nos habríamos conocido."
    Esta frase lo dice todo. Las casualidades o las causalidades más bonitas son así.
    Te seguiré leyendo, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida, Natalia, viene a ser casi siempre increible... Nos van pasando "cosas", las vamos acumulando, sin que muchas veces ni siquiera alcancemos a vislumbrar "como pasó todo..."

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  2. Vaya que sí! las casualidades no existen, son causalidades!!!!

    Preciosa foto Ildefonso, un abrazo =))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Liliana... Me alegro de que te guste la imagen

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Impactante, IR. Atrevido, realista, innovador, transgresor ... me gusta.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  4. Con permiso, IR, he hecho el Reblog: https://etarragof.wordpress.com/2016/02/02/anochecer-infinito-blog-de-cuentos-el-paraiso-de-los-deseos/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado...

      Otro abrazo, amigo

      Eliminar
  5. Coincidencias, azar, destino, cada uno le llama de una manera , yo le llamo hermosos milagros, esos que no tienen explicación, y que en un latido te cambian la vida, te abren el alma y te iluminan la mirada. Y muchas veces nos empeñamos en que ese milagro se haga perpetuo o más duradero de lo que la vida nos otorga, sin darnos cuenta que un deseo intenso repleto de pasión puede hacer tambalear nuestros cimientos
    es duro tomar decisiones así o eso creo, la fe o el amor a dios gano a la carne en este caso

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es tan rocambolesca que demasiadas veces nos encontramos perdidos, MaRía...

      Lo unico aconsejable, en cada momento, es intentar seguir los dictados del corazón

      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  6. "Cuando le hablé de mi amor, me dijo que si no fuera seminarista compartiríamos nuestras vidas. Solo supe decirle que si no fuera seminarista no nos habríamos conocido". Esa parte es potente y encierra y resume el universo de sus vidas: lo que para él era casualidad, para ella era destino. Qué curioso: un punto en común que los diferencia.

    Buen texto, Ildefonso. Me dejaste pensando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pequeña observación: ¿Por qué son tan grandes las fotos que subes? Son tan grandes, que el ancho de la imagen es mayor al del propio blog que la contiene. A no ser que sea tu decisión el colocarlas así, puedes ajustarles el tamaño libremente entre tamaño original, grande, mediano y chico. Por ejemplo si tomas una foto que está en tamaño (voy a inventar) 1280x600 y la subes al blog, el blog la publicará a la misma resolución (tamaño original) y eso hará que se vea desproporcionado la relación entre el ancho de tu blog y el de tu imagen. La puedes dejar en tamaño grande o mediano. Todo esto te lo digo con la sana intención de mejor la estética de tu blog, el cual, claramente, es de los buenos.

      Saludos!

      Eliminar
    2. La vida, amigo, es a veces demasiado complicada. Parece que todo se había confabuladodo para que no pudieran ser, simplemente, felices... A veces, la vida es así...

      Gracias por tus palabras

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Julio David, el ancho de las imágenes es ese precisamente adrede... Cuando subo una imagen, entro luego en HTML y le indico expresamente ese ancho y alto. El motivo es que me gusta verlas a tamaño grande. No lo hago de forma automatica, sino que indico las dimensiones en el formato HTML.

      En los ordenadores en que he entrado al blog (los míos y los de algún familiar) me gustan asi.

      Lo que no sé, porque soy torpe en estas cosas, esto estará vinculado con el formato de pantalla que cada persona tengo en su PC. Quizás tengas un formato distinto al mío y entonces no lo veas como yo lo veo. La verdad es que no lo sé. Uno, en verdad, es torpe.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
    4. A mi tambien me gustan grandes,...Perdómn por inmiscuirme, pero...
      Si le das ,bajo de la imagen, a; a la 'izquierda', te saldrán mas centrados. Aunque imagino que ya lo sabias, pero...por si acaso..

      Un abrazo.

      Eliminar
    5. Gracias, Indiasena... Lo tendré en cuenta...

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Excelente texto, Ildefonso. Me encantó tanto el estilo como el remate. Y eso que no soy amante de los relatos...
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marcelo, por tus palabras... Me alegro de que el relato te haya gustado

      Un abrazo

      Eliminar
  8. La religión siempre separando a las personas... Espero no ofender a nadie diciendo algo así, pero es lo que creo y tu relato me lo corrobora.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como si la religión no se acompasara a los tiempos... Uno no entiende que el matrimonio esté prohibido (a estas alturas) o que las mujeres no puedan hacer lo mismo que los hombres...

      Un abrazo, Sue

      Eliminar
  9. Jajaja...Deliciosamente sorprendente... Felicidades, me ha encantado...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras... Me alegro de que te haya gustado

      Un abrazo

      Eliminar
  10. ¡Qué alborotadas están las religiosas!
    Muy buen relato y (como siempre) buenísima foto.
    Un abrazo, Ildefonso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macondo... Magnífico que el relato y la imagen te hayan gustado

      Un abrazo

      Eliminar
  11. La clave de esta estupenda historia está en el encuentro y con ese cierre impecable. Historia redonda, aunque yo, que soy una romántica, hubiera preferido que el mundo se derrumbase su alrededor mientras los dos conjuraban sus miedos con una pasión desbordada.

    Qué imagen, me encantan las rapaces, nitidez y colorido impecable, qué mirada. Eres un maestro.

    El párrafo de Umbral, muy bueno, pero muy triste.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesa, esta historia, que tiene algunas bases reales, es un sencillo micro... Para conseguir un final feliz, con pasión desbordada, habría sido preciso una novela de muchas páginas, y uno no da para tanto...

      Ja,ja,ja...

      Un abrazo fuerte, amiga

      Eliminar
  12. Pues ojalá se dé cuenta de que lo que le está pidiendo a gritos la mente es colgar los hábitos y buscar un amor terrenal.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Óscar, cada persona encierra en su interior todo un mundo... Ante el desengaño caben mil posibilidades, y cada una daría forma a un posible cuento distinto...

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  13. Muy buena esta historia de amor, atrapa desde el principio, desconcierta según se va leyendo, y el final ¡¡sorprendente!!
    Un abrazo Ildefonso.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulcinea, me alegro de que te haya gustado... Gracias

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  14. tu intensidad se denota en este increíble texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Recomenzar, por tus palabras...

      Feliz día

      Eliminar