viernes, 15 de enero de 2016

Irrealidades





El fotógrafo, en su empeño por transformar la nada, se servía del color, la perspectiva y las formas. Entonces, a veces, construía universos que no eran reales pero podrían serlo y los poblaba con gentes que no existían pero que podrían existir, y es que él, a fin de cuentas, no era sino alguien que sabía escribir en la luz.





18 comentarios:

  1. La frase final me encanta
    un abrazo y muy buen fin de semana
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piel, para algunos hacer fotografías es pintar en la luz... Uno quisiera, mejor, que fuera escribir en la luz... Que la imagen hablase... Que dijera una historia...

      Pero, te lo aseguro, no es cosa facil.

      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Me encantan los colores, pero si parecen que hablan!!!!

    buen finde Ildefonso!

    =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, me alegro de que la imagen te haya gustado.

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  3. Bonitas palabras Ildefonso y preciosas imágenes. Cuantas veces una fotografía te cuenta un montón de historias. Ese ver de forma distinta, descubrir en aquello que todos miramos pero no vemos, ese es para mi un buen fotógrafo o una buena fotografía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conxita, normalmente no estamos acostumbrados a ver, miramos pero no vemos... A veces, gracias a la fotografía se ven cosas que normalmente no se ven...

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  4. Hermosas imágenes Ildefonso, entiendo al fotógrafo al verse nublado por tanto color y no poder expresar lo que su objetivo le mostraba.
    La fotografía es un arte que nos muestra lo que el ojo no puede ver, esos nimios detalles que pasan inadvertidos al correr de nuestra vista pero que delante de la foto apreciamos con toda precisión.
    Un abrazo Ildefonso.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Dulcinea, la fotografía algunas veces capta cosas, sobre todo detalles, que nuestra mirada no suele captar... Ya se sabe, lo esencial es invisible a nuestra mirada, dicen...

      Un abrazo, y feliz semana

      Eliminar
  5. Solo en la memoria y en la fotografía las cosas no envejecen (también en la palabra, que es una manera de tomarle una foto a los sentimientos).

    Bonito texto, Ildefonso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Julio David... Muy bellas tus palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Una reflexión ... un contenido brillante, IR, yo también creo que es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Enrique

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Con permiso ... hago el Reblog: https://etarragof.wordpress.com/2016/02/08/anochecer-infinito-blog-de-cuentos-irrealidades/

    ResponderEliminar
  8. Sencillamente hermoso, Ildefonso. Es brillante la combinación entre tus líneas y todos esos jóvenes -que parecen turistas de origen oriental- ataviados con colores vivos, que contrastan tan bien contra el fondo gris que ofrece la piedra.
    Propio de un gourmet de la imagen y las palabras.
    Gracias por regalarnos este manjar.
    Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Marcelo, por tus palabras... Se trataba, es cierto, de un grupo de turistas japoneses y tuve ese día oportunidad de hacerles varias instantaneas...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar